Campus Life

 

El paso de Daniela por San Diego

Daniela era una estudiante que estuvo en San Diego desde pequeña, desde el grado Pre-Jardín. Ella era una niña que se podría decir que creció en San Diego, era muy alegre y muy chévere. Ella tenía una frase que era: SÓLO RIE. Pasaron los años hasta que llegó a grado Once, y tuvo un día una cirugía de columna, en la cual tristemente falleció. El Colegio y la mamá estaban súper tristes, pero quedó algo muy muy muy bonito de Daniela, y era su frase SÓLO RIE. Ahora, hay varios cuadros con la frase de Daniela en todo el Colegio. En la recepción, si se dan cuenta, hay un retrato de la mismísma Daniela. 

- La enseñanza de esto fue: que pase lo que pase, "SÓLO RIE" porque nunca sabes lo que va a pasar mañana. 

Estudiante: Santiago Mejía Bernal

Cuarto de Primaria

Rizoma: ante el dolor de los demás

El pasado 2 de marzo, se organizó una salida para asistir a la proyección del documental colombiano “Ciro y Yo.” Posteriormente, se llevó a cabo un conversatorio con el director del documental, Miguel Salazar y con su protagonistas, Ciro Galindo y Esneider. “Ciro y Yo” es un ejercicio doloroso y necesario en estos tiempos de búsqueda en los que la paz y el perdón son más relevantes que nunca. Nuestro deseo es despertar conciencia para dejar por fin de escribir una historia en donde constantemente exista una necesidad de agredirnos unos a otros

Nuestra reflexión

Quisiéramos comenzar por agradecer a Miguel, Ciro y Esneider por darnos la oportunidad de conocerlos y de compartir un espacio con ustedes.

 

Primero, quisiéramos contextualizar de dónde surge este interés y por qué nos parecía importante abrir este espacio.

 

Nosotros, en el Colegio Campestre San Diego trabajamos en un ambiente de aprendizaje llamado “Rizoma: Ante el dolor de los demás.” Allí estudiamos diferentes épocas de la violencia y el conflicto armado que ha sufrido Colombia desde hace décadas. Nosotros abarcamos estos temas usando métodos de investigación bibliográfica, documental, testimonios, etc. con el fin de dejar de vivir en una burbuja, creyendo que todo es perfecto, sin saber realmente lo que otras personas están sufriendo y sobre la violencia que vive nuestro país. Teniendo esto en cuenta, en nuestro ambiente aprendemos a tener un punto de vista más crítico para poder así marcar una diferencia ya que nosotros somos el presente de Colombia y en nuestras manos está el camino hacía la anhelada paz. Nuestro ambiente nos ayuda a hacer conciencia para no repetir la historia.

 

Para nosotros es importante abrir este espacio porque consideramos que nos va a ayudar a entender lo que Ciro, Esneider y otras personas han vivido a causa del conflicto armado en Colombia. Este documental va a motivar a mucha gente a tomar conciencia y a construir la paz. Y nosotros queremos hacer parte de eso.

Ambiente de Aprendizaje "¿Sabemos escribir cuando vamos a escribir?"

Galápagos

Al pensar en Galápagos mi mente viaja a un lugar con cielo muy azul y muchos pájaros en una plaza, todos quieren pescado, pero no hay suficiente para todos, entre las plumas y picos se puede admirar un hermoso ejemplar de león marino que también quiere obtener pescado.

Recuerdo mi viaje a Galápagos como si fuera ayer. Fui en avión hasta Quito y de ahí fui en otro avión a Galápagos, es un sitio muy histórico, alguna vez fue visitado por nada más y nada menos que, Charles Darwin, un biólogo muy afamado.

Lo primero que hicimos al llegar, fue conseguir un hotel, al rato estábamos en una polvorosa calle plagada de súper mercados y casas. Al fin llegamos al hotel que mis tíos habían sugerido, no recuerdo su nombre, pero tenía algo que ver con la fauna del lugar. Nos asignaron una suite que es algo así como una mini cabaña para nosotros, era una cabaña pequeña pero linda, tenía un sofá al pie del baño.

Luego fuimos a Tortuga Bail, una playa con muchas iguanas. Recuerdo que había una caminata larguísima para arribar a la playa, y no, no se podía ir en auto porque era un camino bastante angosto, tenía tanto calor que me cubrí con una pañoleta naranja que llevó mi mamá. Esta playa era grande. De repente vi que una roca se movía, era imposible, de pronto vi que si era posible, no era una roca, era una iguana marina negra, una de las especies nativas de Galápagos; también hay tortugas gigantes, lobos marinos (son parecidos a las focas) e incontables especies de aves. Pero dejemos de hablar de la isla y hablemos de mi familia que ya había llegado al hotel, mejor dicho a la “suite”, especie de cabaña de dos pisos con cocina. Era un lugar reducido pero lindo. Admito que todo iba muy bien hasta que me duché. Uno imagina que no me gustó ducharme porque el agua era fría pero la verdad me fascinó ducharme, sin embargo, fue lo que inició el caos porque yo tengo el hábito de tomar el agua de la ducha pero como estaba en una isla, el agua era salobre eso quiere decir que contenía sal. Me intoxiqué y no pude dormir el resto de la noche. Me la pasé de mi cama al sillón que estaba al pie del baño y luego al baño; del baño al sillón y de nuevo a mi cama y así… toda la noche: baño, sillón, cama, baño, sillón, cama. Por esa misma razón no fuimos a la otra isla donde vivían los pingüinos. Me sentí muy mal por arruinarles el viaje. Yo estuve allí más o menos cinco días.

En Tortuga Bail eran bastante estrictos respecto a las reglas como no tomar alcohol (ni otros tipos de alucinógenos); botar basura, olvidar objetos, alimentar a los animales nativos, ni nada de ese estilo…

Al día siguiente fuimos a un tour por la isla en un jeep. Vimos cantidad de aves y nos bajamos para admirar una tortuga que era más grande que nosotros. Era una tortuga galápagos exclusiva de este conjunto de islas volcánicas y también la que le da el nombre al archipiélago ecuatoriano. Esa tortuga era verde y su caparazón era duro. Nos pareció tan linda que nos tomamos una foto con ella. Aún la conservamos.

Fue asombroso ir a aquella isla nacida de una explosión volcánica.

    

Una de las hermosas playas del lugar con sol y arena blanca.

Este es un piquero de patas azules clásico de la isla que se alimenta de pescado.

¡Esta la única especie de iguana marina y nadadora en el mundo!

Por Laura Gómez

2018

Crónica: Mi Viaje a Saint Marteen - 2016

Es el Boeing 747 aterrizando en el aeropuerto de la isla.

Es una isla muy linda, el color del mar es muy azul clarito, la gente es muy decente y hablan principalmente holandés e inglés. La isla es muy chiquita.

Cuando fuimos para Saint Marteen salimos de Bogotá en Copa Airlines (La principal aerolínea de Panamá). El vuelo era a las tres de la mañana hasta Panamá, duró una hora el viaje. A las 5:30 de la mañana salimos de Panamá a Saint Marteen y a las 10 llegamos.

Del aeropuerto nos fuimos a la casa en taxi, fueron 20 minutos donde pudimos ver muchas cosas como casas y tiendas. La casa donde nos quedamos era blanca, grande, tenía dos pisos, cinco cuartos, una cocina grande, seis baños y una piscina con bar y vista al mar.

Desde la sala se veía el aeropuerto.

El primer día fuimos a correr en unos barcos de la Copa América que son muy grandes y caben 15 personas. Por la noche comimos pizza.

El segundo día fuimos a una playa llamada Fires Bay con mis tíos, abuelos, hermana, primos y mis papás. También fuimos a una playa llamada Orient Beach que es una playa donde uno puede alquilar jetskys (Es un vehículo acuático que puede alcanzar altas velocidades); barcos y más cosas por el estilo. Por la noche comimos sushi.

El tercer día mi papá alquiló un yate en el que íbamos comiendo cosas.  Paramos en una isla llamada Gustavia en la que teníamos la opción de parar a hacer snorkel. Mi hermana y yo nos bajamos e hicimos snorkel y vimos Tortugas, Rayas y Barracudas. Era muy chévere estar en el barco porque en cada ola grande que pasábamos, saltábamos. Lo único malo era que había sol porque me producía mucho cansancio.

La mayoría de las veces mi papá, mi tío y mi primo cocinaban el desayuno, el almuerzo y la comida. El almuerzo y la comida normalmente era carne, pizza, pescado y pasta, los desayunos eran salchichas o huevos; la bebida era milo, café o jugo.

Fuimos a Maho Beach, donde los aviones te pasan a diez metros de la cabeza y cuando despegan te empujan al agua y sacan mucha arena de la playa. Vimos despegar uno de los aviones más grandes del mundo, el Boeing 747 de KLM (la principal aerolínea de Países Bajos).

Si uno de esos aviones se accidentara, sería porque se les acabaría la pista y caerían en el mar.

La isla tiene coloridas construcciones.

El puerto es una importante parada de cruceros.

Tiene un área de 34km cuadrados en la cual hay 33,609 personas.

El 40% de la isla es parte holandesa y el 60% es francés.

Por Pablo Fidalgo

2018

Villa de Leyva - La Antigua

Parque Arqueológico de Moniquirá

Villa de Leyva es un Municipio colombiano en el noroeste de Bogotá. Es conocido por sus construcciones coloniales encaladas, las calles con adoquines y la gran Plaza Mayor.

Mis papás, mis abuelos  y mis tíos planearon un viaje a Villa de Leyva con mis primos, mi hermana y yo. Nos fuimos en la semana de receso escolar de octubre. Viajamos a las 7:00 de la mañana. En el camino descubrí vistas muy lindas, vi casas modernas, bosques lindos y paisajes hermosos. Cuando llegamos a Villa Leyva observé que las construcciones eran de la época colonial, las casas eran lindas por fuera y por dentro de las construcciones. Mi familia y yo nos reunimos en una casa muy muy bonita, tenía tres baños con bañera, cinco habitaciones, un comedor, una cocina, una sala de televisión y una sala para conversar. Mi familia arrendó esa casa por una semana. A mí me tocó compartir habitación con mi hermana pero por suerte eran dos camas para mí hermana y para mi .

Después de desempacar y dejar las maletas fuimos a almorzar.  Buscamos un restaurante muy llamativo que estaba situado cerca a la plaza (Centro del municipio). Yo pedí un baby beef con papas a la francesa y arroz. La comida estuvo deliciosa. Después caminamos un rato viendo el municipio. Horas más tarde nos fuimos a la casa porque estábamos cansados.

Al día siguiente me desperté temprano porque mi primo de tres años empezó a llorar, me levanté porque había mucho ruido, tenía hambre. Después mi mamá se levantó y nos hizo panqueques, huevo y jugo de naranja. Cuando terminé de desayunar,  me reposé unos 10 minutos y me entré a bañar. Cuando me cambié, nos fuimos.

Llegamos al Parque Arqueológico de Moniquirá. Cuando vi las antigüedades no sabía que era, pero cuando el guía nos dijo que todas las antigüedades eran penes, Yo quedé impactado. Recorrimos todo el parque. Aprendí mucha historia y sé porque solo hay penes. Cuando los españoles llegaron a Villa de Leyva, no dejaron  

que los indígenas  se reprodujeran, pero los españoles si podían. Para adorar a sus mujeres violadas por los extranjeros, elaboraron solo penes.

La entrada vale 15.000 pesos por persona y a los niños les hacen un descuento.

Al día siguiente fuimos a la plaza de Villa de Leyva en la noche, vi muchas cosas de tecnología, cosas raras, comida, aromáticas, café y muchos objetos. Llegamos a la casa a las doce de la noche, ya estábamos rendidos. A la siguiente mañana nos despertamos temprano para ir a un lugar que solo vende café,  chocolate, pan de chocolate, croissant de chocolate, tinto y dulces. Todo estaba delicioso pero necesitaba algo salado, asi que fuimos a un restaurante de carne. Cuando terminamos, Nos fuimos a explorar el municipio porque al día siguiente nos devolvíamos a Bogotá. La mañana siguiente madrugamos para ir a mi ciudad, me sentí un poco triste porque la pasé súper bien, aprendí muchas cosas y probé mucha comida nueva.

Por Sergio Guerrero

2018

Llámanos ahora
para agendar una cita personalizada. Nos
gusta conocer a cada familia.

 

Cel. 320-492-4156

admisiones@sandiego.edu.co

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Blanca Facebook Icono
wa.png

Fundado en 1994 

Calendario B

Segunda lengua Inglés 

Pre-escolar a Undécimo

Vereda la Balsa, Sector las Juntas,

Vía Guaymaral, Chía